Miedo recién horneado.

El día 28 se presenta en Sant Boi “Por miedo”, el nuevo libro de la Colección “Fonamentals” de La Espiral Literària.

pormiedo

Por Miedo. Col·lecti-u-vo SensePor. Colección “Fonamentals” n.10 La Espiral Literària. Barcelona, 2015. Portada realizada por Iván Bravo.

Contiene obras del Col·lecti-u-vo SensePor, al que me llena de orgullo y satisfacción pertenecer, de ahí que en este momento me esté golpeando en el pecho insistentemente con el puño bien cerrado.

Mi texto es una paja mental oda tardoadolescente porque se ve que no me voy a hacer nunca consciente de que ya no soy una younger. Se llama. “El miedo que tengo (¿cómo no tenerlo?) o cómo sobreviví a una muerte por ataque de bollera asesina a pesar de mi nulo instinto de supervivencia.” Como el escueto título ya lo explica todo y también explica por qué nunca he publicado un anuncio por palabras, paso a copiar y pegar un extracto, no sin antes recordar que:

1. Col·lecti-u-vo SensePor son (somos):

Alicia Antich Aracil / Amelia Oreja Ramírez / Andrés Castro Merino / Camilo Pequeño Silva / Carmen Oreja Ramírez / Chá Lucena / Claudia López Antich / Dani Marni / ElMudo / Fernando García Maroto / Freya García / Glòria López Llebot / Isa Mochón / Isabel Sira / Ismael F. Cabeza Pavón / José Luis Hinojosa / Liliana Jalile / Lola Encinas / Maite Moreno i Conesa / Manuel Onetti / Maria Guilera Benito / Natividad Comas Navés / Pedro González Vázquez / Raquel Antich Aracil / Raquel Ruíz Barea / Sandra Pardo Calderón / Santy Ansias / Víctor L. Briones Antón.

A cada cual más guapo, terso y caguica valiente.

2. El libro puede adquirirse en breve en la página de La Espiral Literària y en algunos sitios que en alguna actualización posterior indicaré.

3. El título “El miedo que tengo” es un homenaje a una de las canciones del disco “Tú no existes” (2007), de Astrud. Ese disco fue uno de los que puso banda sonora a la época (2007-2009) de la que habla mi cuento relato despropósito colaboración. El texto fue inicialmente publicado en Nudos de Cereza.

¡Viva el miedo!

 

El miedo que tengo. (¿cómo no tenerlo?)

(o cómo sobreviví a una muerte por ataque de bollera asesina a pesar de mi nulo instinto de supervivencia.)

 (extracto)

Ayer, cosas del fatum del héroe, vi a la típica persona que toda bollera contemporánea tiene en su vida debido a su absurda idiosincrasia, y que puede ser identificada dentro del grupo que denominaremos:

mira-tía-resulta-que-no-te-soporto-y-te-compraría-un-billete-de-ida-a-tomar-por-culo-lo-más-lejos-de-mi-espacio-vital

Supongo que sabéis de qué tipo de persona hablo.

Venga, vale, siendo sinceros deberíamos cambiarle el nombre al grupo y redenominarlo:

LA NOVIA DE MI EX

E incluir una subcatalogación llamada:

SÍ, ESA ZORRA QUE ANTES ERA TU AMIGA.

Y contemplar además la posibilidad de añadir una etiqueta cuyo nombre sea:

#TEODIOTEODIOYTEODIO

Así mejor.

I, mi enemiga acérrima y yo, su enemiga acérrima, caminamos por la vida sin hacernos mucho caso. Esto significa fingiendo que no nos hacemos mucho caso pero pasándonos el día indagando la una sobre la otra de una forma obsesivamente preocupante; nos excita repudiarnos en público con gestos que van desde la obscenidad más insultante hasta el“tengo más clase que tú” pasando por “estoy por encima” y sin olvidar el clásico “te estás comiendo mis babas/¿ah, si? Pues tú te estás comiendo una mierda” y el siempre útil “es el silencio mi mejor arma”. Un colorido abanico de matices y posibilidades sólo superado por los chándals de Tactel®.

Pues ayer, como decía, cosas del fatum del héroe, me crucé con mi ex-amiga I., a la que hacía meses que no veía, me atrevería a aventurar que quizá porque después de demostrar que, amiga amiga, lo que se dice amiga, no lo es tanto, amenazó con matarme/partirme las piernas y/o cosas igual de agradables si volvía a verme revoloteando alrededor de su novia, a la que podemos catalogar también desde ya como “esa puta zorra con delirios de grandeza que para vengarse de mí se tiró a mi mejor amiga” (en adelante abreviado como E.P.Z.) Claro, este cúmulo de factores y otras desavenencias no ayudan mucho a que quedemos para tomar café. Tampoco ayudan mucho a que yo deje de mirar debajo de mi puerta agarrando muy fuerte un kilo de merluza congelada marca Día cada vez que oigo un ruido sospechoso en el portal.

(…)

 

Anuncios

El Mudo “Canto rodado” (La Espiral Literària)

Fotografía para promos y postureo de “Canto Rodado”, el hermoso libro de poemas de El Mudo, publicado por La Espiral Literària.

Podéis verla y saber un poco más del libro aquí.

canto-cha

 

 

[Lo que hay detrás…]

Abro el buzón y hay un tríptico de un restaurante chino, el cadáver de una palomica de la luz y un poeta.

Encontré un paquete (no bomba) en mi nuevo buzón de mi nuevo hogar, justo cuando salía disparada porque perdía el bus. Así que abrí el paquete y vi su contenido (este libro) dentro de la línea N3, con un montón de ojos preguntándose con los míos: Ay, ¿qué será, qué será?

Hice la foto optando por una pseudo postura de yoga entre dos barras de esas a las que te sujetas para no caerte. Al final salió bien y no hubo ningún herido.

A ElMudo le gustó mi foto y a mí me gustó su libro y unir inexorablemente sus poemas a mis viajes urbanos. Así que este libro, o este ejemplar al menos, ha nacido para ser leído en un bus y ElMudo ha nacido para que yo me maree en los trayectos cortos.

Y mi buzón espera, con su palomica y su chino, nuevos poemas, aunque sean jodidamente tristes a veces, y aunque a veces ElMudo crea que ya ha dicho todo lo que tiene que decir.